El show del Atleti y PSG encierran a Cavani

Se termina el período de pases y cada vez nos afirmamos más en la idea de que todo fue una ilusión. Cavani nunca estuvo lejos de Paris y al igual que Neymar, deberá quedarse hasta el final de su contrato en el PSG, a pesar de sus intenciones de irse.

 

La principal novela del período de pases invernal en Europa, se asemeja mucho a la historia de Romeo y Julieta. En este caso, protagonizada por Simeone y Cavani, que hicieron hasta lo imposible por compartir equipo, pero sus “familias”, pusieron palos en las ruedas para que esta historia no tuviera un final feliz.

Pocas veces se vio a un jugador tan decidido en abandonar un club, como el Matador en este enero. Motivado por la genuina intención del técnico argentino por contar con él, Cavani decidió no asistir a cuatro partidos consecutivos, presionando al PSG para que escuchara la oferta del Atlético de Madrid.

Sin embargo, lo que no sabía el salteño es que los colchoneros tampoco tenían intenciones de entablar una negociación por un futbolista que ficharían gratis, apenas seis meses después.  La amenaza del Chelsea y Manchester United, urgidos por la necesidad de buscar un delantero, los obligó a crear un circo en el que simularan estar en conversaciones y así cuidar la fidelidad del uruguayo.

Del otro lado, el club parisino temía perder a su goleador histórico, a pesar de no tener lugar como titular. Esto debido a que no existe en el mercado un jugador que conozca tanto el idioma, la ciudad, el club y sea tan querido por los hinchas como Cavani. Comprar a mitad de temporada implica adaptación inmediata, pero no hay dinero que te lo asegure.

Por otra parte no querían repetir la novela del anterior mercado, cuando Neymar y Barcelona dejaron un ambiente espeso y una mala imagen institucional. Por eso, su director deportivo, Leonardo, salió a aclarar las intenciones del 9 por salir y a asegurar que escucharían ofertas que se adaptaran a sus pretensiones. Lo que en realidad, no era más que su presentación en el show.

La estrategia era dejar pasar el tiempo hasta que se escurriera la ventana de transferencias y los dos clubes salieran ilesos de este pacto implícito (o no tanto). En la última semana, con Chelsea, el United e Inter de Miami rechazados por el delantero que esperaba una resolución de Madrid, los directivos rojiblancos empezaron a mostrar la verdad.

El martes 28, el presidente Enrique Cerezo aseguró que “Son cosas complicadas, pero de todas las maneras lo que sí que os digo es que no hay absolutamente nada. Nada más que ilusión. Nosotros necesitamos meter goles y tenemos grandes goleadores”, poniendo en el freezer la posibilidad de la compra. A esto se sumó que Lemar, el señalado para ser vendido y generar el espacio necesario para la compra de Edinson, fue declarado intransferible por el asesor Miguel Ángel Gil Marín, el miércoles 29: “Lemar no está en venta. No hay posibilidad de que pueda irse”.

A falta de un día para que finalice el período de pases, el representante de Cavani vuelve a París con las manos vacías y la desilusión del desencuentro. Desilusión que puede cambiar la idea del goleador para el invierno y abrirse a escuchar ofertas que no sean de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *