EL FÚTBOL ROMÁNTICO VS EL VAR

Es verdad que el fútbol cada vez se aleja más de aquella idea romántica del deporte que dispone a veintidós hombres a darlo todo en la representación de su patria o sus colores particulares, motivados para la defensa de su orgullo, nada más prestigioso por aquellos tiempos.

Hoy los clubes son empresas, no todos los jugadores se identifican con los colores y hasta los que están en las gradas, muchas veces, ni siquiera son hinchas.  Hacia eso ha evolucionado el fútbol para mantenerse como uno de los negociosos más rentables del mundo.

Pero esto no es tan grave como el día que se lo inyectó con el mortal virus de la sospecha. Impulsado por árbitros y dirigentes corruptos que alguna vez cayeron en este delito y por quienes hoy todos parecen culpables. Sin embargo para algunos fanáticos se transformó en un psicoactivo que les lleva a ver que el árbitro es el culpable de todos sus males y exime a su equipo de mayores responsabilidades.

Los futbolistas simulan y protestan incansablemente buscando conseguir esa ventaja que solo los aleja de la esencia del deporte.

Ante cada decisión por un lado están los jugadores, entrenadores, directivos, periodistas, sponsors y hasta gobiernos, por el otro una sola persona, o en su defecto dos, el juez y el línea.

Parece injusto que con todo lo que hay en juego, el árbitro se rife su puesto ante cada cobro, en el que tiene segundos para definir.

Después de un mundial, dos juveniles y una temporada en las principales ligas europeas, se hace imposible volver atrás y no admitir las ventajas que le da el VAR, al juego.

Sin embargo en CONMEBOL todo va más lento y habrá que tener paciencia para encontrar el correcto uso de esta herramienta en la Copa América. En Uruguay – Japón se mostraron por primera vez al público, las imágenes que revisa el juez, algo que se hacía imprescindible. Falta sumar agilidad en las revisiones y en un futuro no muy lejano, que se pueda escuchar la conversación de los árbitros, dándole aún más transparencia.

En La Liga española, ya se piensa en una especie de anteojos donde el árbitro pueda tener acceso a las imágenes de una jugada, sin trasladarse al monitor. La tecnología está preparada y el fútbol por ahora no le suelta la mano.

 

FOTO: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *